Año 2050. “La Gran Crisis”.

Barcelona, 18 de junio de 2050

A raíz de la crisis económica del 2008, se creó un embrión que sería el origen de nuestro sistema económico actual, recordemos que en la reunión de París del año 2030 se decidió oficialmente establecer un patrón – oro digital ligado al Bitcoin, a imagen y semejanza del antiguo “Patrón Oro” del Siglo XX,  a finales del 2032 el 99% de éstos ya se había minado y ahora este 1% restante se espera finalizar de minar en el 2140. Las generaciones “Millenial” y “Z” ya tenían en el 2030 una importante acumulación de la riqueza que empujó el uso globalizado de las criptodivisas al ser ya el grupo mayoritario en cuanto a consumo.

En el año 2020,  la famosa pandemia del COVID SARS2 fue un espaldarazo muy importante al mundo de los criptoactivos, la fuerte creación de deuda a nivel global y la ilimitada emisión de dinero nuevo, especialmente dólares, fueron el caldo de cultivo ideal para el boom definitivo de estos activos digitales. En su origen, sus ideólogos, tenían una cierta doctrina utópica-anarquista, el huir del control de los bancos centrales y de los gobiernos que manejaban a su antojo las valoraciones de activos, era algo demasiado irresistible para rechazarlo. Si añadimos además, que la primitiva tecnología Blockchain, abrió las puertas a una descentralización financiera “defi”, esto que permitió un avance absolutamente nuevo para la época, el poder realizar transacciones con liquidación y verificación inmediata era algo nuevo, aunque parezca mentira, en aquella época, una transferencia tardaba hasta varios días en ser validada, los Bancos Centrales cada día verificaban los saldos de los bancos y los validaban, algo así como la Edad de Piedra financiera. Realmente todo este avance tecnológico abrió grandes posibilidades de innovación financiera.

En el año 2021 el Bitcoin finalizó con un precio de 100.000 USD, el Ether llegó a 10.000 USD y otras tecnologías Blockchain con sus propias monedas como Cardano, Polkadot y Uniswap consiguieron un importante hueco, ya que consiguieron resolver el problema de rapidez en la verificación de transacciones y creación de bloques, que en el caso del Bitcoin era muy lento. Sea como fuere, éste finalizó el año 2030 con un valor de medio millón de dólares. Hoy (2050) la moneda no se mide en Bitcoins, se mide en Satoshis (100 millones de Satoshis equivale a un Bitcoin), hoy tiene un valor de 50 millones de dólares, una vez fueron prácticamente todos minados, comenzó una escalada imparable en su precio, no se podían emitir nuevos Bitcoins pero este si podía trocearse en Satoshis de manera casi indefinida. Recordemos que su mítico creador fue un misterio durante muchos años, Satoshi Nakamoto era un seudónimo y se barajaron muchos nombres, aunque no se descubrió su identidad hasta muchos años después, con sorpresa final.

Mientras, de manera paralela, el sistema financiero tradicional fue poco a poco sustituido, China y Rusia tenían preparadas sus propias monedas digitales y el RMB Digital y Rublo Digital en pocos meses fueron implementados de manera que ambas monedas siguieron funcionando con normalidad tanto en el mundo “Defi” como en el sistema financiero tradicional “clásico”, mientras el Banco Central Europeo apenas había comenzado estudios previos sobre el Euro digital a finales de 2021, en el caso de la Reserva Federal en los EE.UU., el dólar digital estaba más avanzado pero no pudieron implementarlo de manera tan rápida como China, hasta entonces el dólar había sido la moneda reserva a nivel global, la desmesurada impresión de papel nuevo con fuertes incrementos en la M2 ocasionaron una fuerte sensación de pérdida de valor, estudios calcularon que en el período 2020-2022 los agregados monetarios se multiplicaron por dos. Resultado, la pérdida de la hegemonía del USD fue un hecho, consumado en el “Acuerdo de Beijing” del 2028 donde todos los países del sudeste asiático decidieron “voluntariamente” adoptar el RMB digital como moneda de reserva, lo que realmente hizo China con ese movimiento fue hacer que su moneda fuera directamente asequible y convertible para cualquier persona, además muchos países fueron poco a poco acumulando reservas de diversas criptomonedas. Después de dominar durante más de un siglo la hegemonía del dólar llegó a su fin.

Después de la euforia inicial de aquellos sectores de la sociedad más ligadas a las nuevas tecnologías, pronto se vieron sus inconvenientes, como una pérdida muy fuerte de poder adquisitivo en una gran parte de la población que no tenía acceso a criptomonedas, los sueldos se seguían pagando en monedas fiat que se vendían inmediatamente para adquirir criptomonedas, lo que aceleró la depreciación de este tipo de monedas antiguas. Las propias entidades financieras en un intento desesperado de sobrevivir colaboraron en este proceso para no verse borradas por la Neobanca,  mientras había un importante sector de la población que ni siquiera sospechaba la revolución financiera que ya se estaba dando ni como iba a impactar directamente en sus vidas.

En las décadas siguientes, los episodios de elevada inflación de activos se sucedieron, los inmuebles, la energía, commodities, los mercados financieros y en general todas las clases de activos importantes debían de comprarse con Critpomonedas, Bitcoin y Ether principalmente. Todos los contratos ya en el 2035, pasaron a ser “Smart Contracts”, el impresionante avance del Internet of Things hizo que tecnológicamente ya pudieran realizarse todos los contratos en versión digital y el IOT permitió que la verificación automática de las clausulas de los Smart Contract fuera tecnológicamente posible, también toda la nueva computación quántica permitió obtener la potencia de procesamiento necesaria para un funcionamiento ágil. En el 2035 la profesión de Notario pasó a la historia, simplemente ya no fue necesaria, la cadena de bloques hacía su trabajo de manera más rápida, efectiva y económica. Las empresas si querían levantar capital tokenizaban sus activos o ampliaban capital vía ICOs, pero no era posible financiarse con préstamos tradicionales, aunque las monedas fiat coexistían, al perder valor tan rápidamente nadie quería prestar dinero lo que hizo que los tipos de interés se dispararan a niveles de doble dígito, sencillamente las criptomonedas no tienen curva de tipos de interés. La única moneda con posibilidad de seguir siendo usada de manera tradicional era el RMB digital Chino, no dejó de ser curioso cuando Microsoft hizo su primera emisión de deuda en RMB, toda una señal.

Recordemos la crisis del 2045, la innovación financiera y la inmediata transaccionalidad de que caracterizan a las finanzas descentralizadas poco a poco originó una facilidad de crédito que ocasionó operaciones com apalancamiento incluso en períodos de milisegundos, petición de préstamo y operación apalancada con duraciones muy cortas. Toda esta operativa se hizo popular, los reguladores y bancos centrales no fueron capaces de crear normas efectivas de supervisión. Finalmente, en 2045 un fondo de inversión gestionado por un famoso premio Nobel llamado Short Term Capital Management STCM provocó un pánico en cadena y fue una espoleta de una crisis que se llevó por delante una parte importante  del sistema financiero y que después de cinco largos años  está lejos de finalizar. Por desgracia, ya no tenemos Bancos Centrales efectivos, la política monetaria dejó de ser considerada, durante las crisis del 2008 y 2020, fueron acusados de manipulación del sistema y estas entidades se quedaron en meras instituciones de estudio análisis sin ningún tipo de función, ya se sabe, a partir del 2025 todos los economistas renegaron de la economía centralizada clásica, la palabra mágica de los años 20 fue “finanzas descentralizadas”. La teoría era apasionante y estaba muy mal visto el pensar como podía controlarse, años antes del 2045 muchos ya mostraban su preocupación en privado (en público nadie se atrevía), pero nunca se les hizo demasiado caso.

El problema real ocasionado en la crisis del 2045 y que aun hoy en el 2050 seguimos inmersos es que no fluye el dinero, muchos echan de menos las tan criticadas inyecciones de liquidez, en el Bitcoin no se puede inyectar liquidez al haber un número limitado, por lo que el precio del Bitcoin está a punto de superar los veinte millones de dólares. Recordemos además que en el 2030 se resolvió el misterio sobre la identidad de Satoshi Nakamoto, tras una filtración se localizo información atribuyendo el venerado y mítico “paper” a un plan desarrollado por Rusia y China, con el objetivo de bajar a los EE.UU. y al dólar del liderazgo económico global. Mientras a día de hoy la separación entre la población con acceso a criptomonedas y el resto ha ocasionado tensiones sociales importantes y dos clases sociales completamente diferentes.Y llegamos al presente, durante este año 2050 está previsto celebrar en pocos meses una cumbre en Bretton Woods para intentar establecer un nuevo patrón monetario, las monedas digitales oficiales de los países van a imponerse con un intento de recuperar el control de las monedas. Escoger Bretton Woods como sede de esta cumbre no es casualidad. Los “Acuerdos de Bretton Woods” en 1944 establecieron el Patrón Oro como sistema monetario básico y apuntalaron el dólar como moneda de referencia, el objetivo es volver a tener el control y volver a poner el dólar como divisa de referencia a nivel global, puede parecer imposible, pero la actual situación social explosiva hace que muchos gobiernos quieran volver a otorgar a los Bancos Centrales sus antiguas atribuciones en política monetaria y a los gobiernos en política fiscal. Se ha visto como la idea romántica de no emitir mas moneda con una masa monetaria limitada, en la práctica ha creado una fuerte acumulación en unas pocas manos y dejando a las antiguas monedas fiat con un valor poco superior al dinero de un antiguo juego que estaba en casa de mi abuelo llamado Monopoly. Hace poco un magnate dijo en privado “Al menos antes se sabía en manos de quien se estaba”

Publicado por Jorge Martret

Llevo más de 25 años trabajando en el sector financiero en primera linea, he sido gestor y asesor de fondos de inversión y carteras. Además tengo un a vertiente docente muy importante, doy formación a nivel de grado y master universitario en la European University y en el Master de Mercados Financieros de la Universidad de Barcelona. También llevo muchos años preparando para presentarse al examen de la certificación CFA. Soy co-fundador de Finance Academy, un proyecto de formación donde estamos implementando una formación on-line y en castellano.

2 comentarios sobre “Año 2050. “La Gran Crisis”.

  1. El dinero facil no existe , yo he estado trabajando pico pala durante siete años en el parquet de la bolsa de Barcelona , y tengo infinidad de vivencias sean al alza o a la baja , ademas me ayudo mucho el ser administrador de empresa con mas de 100 trabajadores , estaba muy ducho en el tema economico y bancario , si pudieramos vernos creo que nos enriqueceriamos mutuamente de nuestro pequeño saber , un saludo y cuidate

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: